4 técnicas para reducir la ansiedad

Hay muchas personas que quieren tratar su trastorno de ansiedad de forma natural, es decir, no utilizan la medicación prescrita por el psiquiatra y provocan dependencia (y aumentan la prescripción para conseguir el resultado). La buena noticia es que existen técnicas interesantes. Pero recordemos siempre que siempre debemos seguir los consejos médicos. En determinadas enfermedades y trastornos mentales, se requieren métodos farmacológicos. En el caso de ansiedad moderada o que no afecte la vida diaria, podemos utilizar estrategias y sugerencias naturales. Estas técnicas pueden resultar útiles (aunque en ningún caso pueden sustituir las indicaciones de un psicólogo o psiquiatra).

1. Para disminuir la ansiedad: primero comprende el mecanismo. En primer lugar, es necesario saber que esta es una reacción inconsciente que puede hacer que las cosas que la gente cree peligrosas puedan sobrevivir. La respuesta del cuerpo también se “dispara” desde el cerebro para ayudarnos a deshacernos de lo que está a punto de suceder. En estos casos, encontrar los síntomas lo antes posible puede aliviar la ansiedad.

2. No te presiones: baja la velocidad Una de las características más importantes de la ansiedad es que nos hace actuar (pensar) constantemente. Es posible que las personas ansiosas no puedan pararse o permanecer quietas durante más de unos segundos. También es posible que desee realizar muchas tareas al mismo tiempo. Cocinar, enviar mensajes de texto a amigos, revisar la tarea de los niños y lavar la ropa son solo algunos ejemplos. En la oficina, la cantidad de ventanas abiertas en la computadora, cientos de actividades en la agenda (para el mismo horario) y la aceptación de diversas tareas son otro signo de ansiedad.

Reducir el ajetreo constante ayudará a que su cerebro se detenga. Por eso, no lo dudes, cambia tus hábitos, disminuye la velocidad, empieza a caminar despacio, priorízate, tómate 5 minutos para descansar, toma una siesta corta, y no te dejes asumir demasiadas obligaciones, que a su vez pueden ayudarte a reducir el estrés y eliminar ansiedad.

3. Respira: cuando se recomienda “respirar”, no sabemos mucho al respecto porque pensamos que es una actividad inconsciente o mecánica. Sin embargo, a lo que nos referimos es a un tipo de respiración, que nos beneficia más que introducir oxígeno en el cuerpo. La respiración lenta y profunda nos ayuda a relajarnos y controlar cualquier situación. Si tenemos prisa, lo mejor que podemos hacer es cerrar los ojos y respirar lo más lento posible, teniendo en cuenta únicamente cómo se llenan de aire los pulmones. Mantendrás tu equilibrio y recuperarás tu energía para continuar la tarea. La meditación también te puede ayudar, una antigua costumbre que nos calma y es especialmente útil para quienes viven en las grandes ciudades.

4. Para reducir la ansiedad: cambia la perspectiva del problema. Cuando ocurre la ansiedad, es posible que (todavía no) tenga la capacidad de analizar lo que está sucediendo. Una de las estrategias que pueden ayudarte a eliminar la ansiedad es modificar el ángulo o perspectiva de la causa. Esto significa que puede pausar y analizar eventos desde una perspectiva más racional en lugar de sentirse molesto por sentimientos o reacciones. Por ejemplo, puede pensar que esto es un problema externo a usted. De esta forma, tendrás una visión más objetiva. ¡Descubrirás que no tienes que preocuparte! Para resumir, no dude en realizar cambios todos los días. Luchar contra la ansiedad requiere un compromiso sincero contigo mismo. Sin embargo, si siente que está fuera de control y su calidad de vida se ha deteriorado, busque la ayuda profesional de un psicologo online de inmediato. Tu felicidad es la máxima prioridad.